Wednesday, August 28, 2013

1. las vez que Jodorowsky me habló feo por twitter y la vez que Bulbo me retuiteó:

Tuesday, August 13, 2013




Toda creación humana tiene por destino el olvido. Pero ya basta de tanto atajo. Pareciera que hemos abandonado la obsesión por permanecer.

La trinca de films “Before sunset”, “Before sunrise” y “Before midnight” es, antes que nada, un extraordinario ejemplo de paciencia. Un proyecto romántico, no por que aspire al amor, sino en el sentido concreto de que ama a las ruinas.

La primera entrega es cursi a lo gacho. Es un anuncio de televisión en que dos personas se conocen y aman… pero ligeramente más desarrollado.

La segunda parte es el mismo chiste contado dos veces. Subrayo: la escena final tiene inusitados huevos (me refiero a Celine imitando a Nina Simone antes del fade).

Tanto la primera como la segunda entrega fomentan dos mentiras inmensas:
1. el amor está azarosamente esperándonos a la vuelta de la esquina.
2. Uno puede dialogar con el ser amado.

La tercera parte es la más relevante de todas porque traiciona a sus sucesoras y se ampara en la desesperanza. No hay glamour en el hecho de perder la juventud. Rucos, lloraremos a gritos en habitaciones lujosas. Rucos, seremos incapaces de comunicarnos incluso en el silencio. Las mujeres dan a luz y se pudren por dentro. Los hombres se estacionan en la mediocridad. Eso es madurar. Eso es envejecer.

Ojalá hagan una cuarta y una quinta entrega. Ojalá nos toque ver por una hora y media sus dos tumbas acariciadas por el viento.

Pondero la paciencia y el cariño con que las tres cintas me encaran como espectador. Es un proyecto muy bello dejar que el tiempo narre por sí mismo.