Tuesday, April 24, 2012

1. Cuando uno dice que los del América son putos, no se refiere a que intercambien dinero por favores sexuales, obvio, tampoco quiere decir que sean maricones o gays u homosexuales o cualquier otra denominación que aplica en hombres que tienen sexo con hombres. No. Decir que los de América son putos es otra cosa, es una redimensión de una grosería. Es despectivo de formas que sólo puede comprender –me temo- un antiamericanista. Me declaro antiamericanista, ya lo he dicho antes, yo creo que el odio es un sentimiento humano en desuso y que bajo ninguna circunstancia es el opuesto del amor. Nadie odia ya en este mundo domesticado. Sin embargo lo más cerca que estoy de odiar, de sentir odio en mi corazón… es dirigido al club América, sus ángeles y sus santos. Los odio. Sin duda. Que Vuoso y Benitez finjan un beso entre hombres es un tema complicado y que ningún medio ha querido tocar del todo. Porque es dificilísimo hablar de esto sin acabar subrayando que las actitudes homoeróticas son antinaturales. Es un hecho que la apertura sexual ha incrementado horizontes en este joven siglo 21, en esta joven nación mexicana. La crítica no puede ir por ahí. La federación mexicana anuncia que prohibirá los besos entre hombres para celebrar un gol ¿Por? Besar a un hombre no es ilegal. No es feo ni grotesco. No es malo. Es. Y ya. El problema de la celebración de esos dos tarados es que fomenta institucionalmente un concepto complejísimo que es: “Los del América son putos”. Y lo reitero: Los del américa son putos. Y ser puto no está mal pero ser americanista sí. La femexfut está de acuerdo conmigo. A ver qué pasa el domingo. Cruz Azul vs América. No estoy para nadie.

Tuesday, April 17, 2012

Me duele no ir a ver a Radiohead esta noche pero dos cosas:

1.no está el horno para bollos

y

2. me cagan los conciertos. no podemos seguir insistiendo en transformar una experiencia naturalmente individual en algo masivo. Todos los días en el metrobús acontece en mis oídos un concierto de radiochompeta diseñado exclusivamente para mí. ¿O será acaso que ya estoy viejo?

gracias.