Thursday, June 30, 2011

1. Humor involuntario #237-3:



1. Humor involuntario #237-4:

Monday, June 27, 2011

1. Ya tenía rato que no les compartía mis hallazgos en el scouting diario de pornografía que realizo religiosamente cuando me llega el internet gratuito de un vecino. Les tengo una joyita. Se sabe que una de las cosas que busco y prefiero en los millones de clips XXX availables es cuando la bella y olvidada realidad mete su cucharota a cuadro. La realidad en su más básica forma. Cuando la vida misma estalla triunfante en contra del escasísimo acordeón sexual humano.

Se trata de dos chicas y un cabrón. El plan es que una de ellas (mi favorita en turno) se sienta con las piernas abiertas mientras su amiwis le chupa la vagina al mismo tiempo que recibe -de perrito- las embestidas del afortunado cabrón, a quien llamaremos tentativamente Nebsote.

Llega un punto en que la verga de nebsote y sus vaivenes presumiblemente eficaces, no permiten que la actriz actúe. La mujer realmente está disfrutando del cogidón. Y eso es hermosísimo. La otra chica se queda así nomás como con cara de: ¿qué peeeeedo? ¿y mi mameluco? Luego vuelve la mirada hacia donde el director también debe estar diciendo: ¿qué peeeeedo?

Miren:



Aquí el link completo:

http://www.youporn.com/watch/589086/best-friend-trio-first-time-fuck/?from=country_hybrid_noscore

La chica lo está gozando y eso saca de onda a todo mundo. Bah, no sé, me hizo el día. Es como si antes de la misa el padre se pusiera de acuerdo con todos los asistentes sobre la inexistencia de dios. "Las cosas han encontrado un medio de escapar a la dialéctica del sentido, que las aburría... la sinrazón vence en todos los sentidos: ahí está el principio del mal." Esas son palabras de Baudrillard. Y es que imaginen las juntas de preproducción previas a la filmación: chavas, la onda es que actuen que se la están pasando bien chévere... ya a la mera hora: acontece. Uff. Ya me clavé.

Friday, June 24, 2011

Wednesday, June 22, 2011



1.
Llevaba meses o años pensándolo pero hasta ahorita que se lo conté al taxista que me trajo desde la cantina hasta este post se me aclaró todo. Le dije que siento que yo no le funciono al mundo y que ya no sé qué hacer. ¿Cómo está eso? me preguntó el chofer falsamente intrigado. Y yo le dije, reiterativo, que no le funciono al mundo y que ya no se qué hacer.

No le funciono a mi familia porque francamente ya asumí que soy incapaz de hacer que mi madre o mi padre se sientan orgullosos de mis logros. Todo lo que consigo, siendo francos, contradice la forma como me educaron y los sacrificios que eso implicó. Mis hermanas se resignan ante mi presencia.

No le funciono a mi novia porque no tengo ningún interés en que nuestra relación mejore y que crezcamos como pareja, no me interesa gestar una mutua e impecable historia de amor digna de ser recordada. Tampoco me interesa dejarme llevar por lo que yo llamo "la gran ficción humana", es decir: no quiero ser padre ni quiero educar a un alma nueva, ni heredarle mis libros y miedos.

No le funciono a mis amigos porque no me interesa viajar con ellos, porque no me interesa recordar hasta el hartazgo la anécdota en que fuimos inmortales. No quiero ser mejor cada día de mi vida y, en la medida de lo probable, me interesa mucho cogerme a las novias de todos los weies que conozco hoy en día. No quiero que nadie me conozca llorando o debilitado por una fulminante pesadilla.

No funciono como empleado porque no me interesa en lo más mínimo ganar cada vez más dinero ni quiero un mejor puesto ni quiero tarjetas de presentación ni viajes con todo pagado a miami. No quiero mi nombre inscrito en un organigrama destinado al olvido de los organigramas. No quiero gustarle a la de sistemas ni entenderle a la fotocopiadora.

No funciono como ser humano. No quiero ser sabio ni que me aplaudan ni que me abucheen. No quiero morir.

Y el taxista me dijo que no exagerara, que en algo debía yo ser bueno, me dijo que algo debía apasionarme y yo pensé en todo lo que me falta por leer y en todas las películas que no he visto pero en cambio le dije que nel, que ya estaba harto. Le dije que no le funciono al mundo y que no sé qué hacer al respecto. Y él me dijo que yo le estaba contando todo eso porque sabía que nunca más nos veríamos otra vez y yo le pedí, con toda honestidad, que memorizara mi rostro porque la próxima vez que lo viera iba a decirle que yo era el mejor novio, el mejor amigo, el empleado del mes y el mejor hijo probable. Hasta le dije que dejaría buenas propinas a los meseros más ineptos y que mi jefe diría que tengo un gran futuro en la empresa y que sería recordado. Y que sería -malditasea- recordado. Pero todo eso es mentira.

Monday, June 20, 2011

1.










TRES MINUTOS MÁS TARDE...



2. Tema aparte, mi broder Miguel hace tiempo me hizo una apreciación en torno a los Pitufos que reconfiguró por completo mi concepto de los suspiritos azules. Su teoría es que no existen géneros en la raza pitufa, es decir: todos son varones. Y Pitufina desempeña el papel femenino, así como hay uno que desempeña el de ser inteligente y otro el de ser enojón y otro el de ofrecer regalos explosivos... el rol de Pitufina es ser un travesti. Vaya circunstancia enloquecedera.

3. Qué clase de degenerado productor hollywoodense decide que es chido hacer una peli de los pitufos. Neta. Pero bueno, ayer vi la esa en que Mel Gibson se pone una ardilla de marioneta y habla a partir de ella, cambiando su vida depresiva por el éxito shanki. Es una verdadera cochinada de película. Ojo: si se quedan al final hasta que terminen de pasar todos los créditos pueden ver como Nick Fury interpretado por Samuel L. Jackson, recluta a la marioneta de castor para los vengadores :-o

Friday, June 17, 2011

1.




La película "From Hell" es bien palomera pero no sería tan tan mala de no ser porque la antecede la que en mi opinión es la novela gráfica más importante en la historia humana, titulada también "From Hell" (ejemplar que he regalado al menos tres veces, dejándome sin copia propia) Pero eso es lo de menos.

La pasaron en la tele la noche del lunes y la vi. Apenas terminó medité una cosa:

"Igual y sí era yo más feliz cuando no notaba con tanta claridad las ineptitudes evidentes del cine gringo y sencillamente gozaba las películas de lleno :-( "

En efecto, en mis pensamientos ya hay emoticones, qué pedo.

La persona que realizó la versión audiovisual de From Hell odia a la belleza, odia a su siglo, odia la narrativa, odia a Jack el destripador y probablemente odia al cine. Y es que son tontos de verdad los gringos. Les fascina gastar millones de dólares en demostrarle al mundo lo incapaces que son de entenderle a algo. Sobre todo a las cosas genialmente hechas. Pero eso es algo que ya sabemos. Subrayarlo una vez más es -hasta cierto punto- necio. Lo que pasa es que noté que el actor que la hace de Jack el destripatripas tiene los ojos normales en todas las escenas en que aún no descubrimos que él es el asesino, pero apenas lo cachamos con las manos en la masa: los ojos se le inyectan de lúgubre negrura. Vaya: me dio mucha ternura notar eso. Imagino el momento en que el director manda que le coloquen los pupilentes y digo: no mames, qué tierna ridiculez.

No sé hasta qué punto estorba ser tan mamón al ver una película chicharronera. Y me quedé pensando en el niño que fui, que sencillamente se entusiasmaba sin importar qué tan mal hecho estaba el cíclope en Furia de Titanes. Y pensé en el "adulto" que soy, llorando a la mitad de la noche con el final de Tokyo-ga y me di cuenta que no hay equilibrio en la vida. Hay personas con sensibilidad cinematográfica y hay gente tragando palomitas de maíz. Hay gente viendo futbol y gente esperando nomás que entre el gol. Y formar parte de los otros casi casi es firmar una hoja de papel que certifica una irremediable soledad e incomprensión.

Luego me enteré que Alan Moore (el sujeto que ideó la novela gráfica "from hell"... un sujeto brillante e improbable) encontró el amor de su vida y se casó. Aquí podemos verlo con su pareja, ambos felizmente disfrazados para la ceremonia:

Tuesday, June 14, 2011

1. Puta madre. El mundo es extenuantemente hermoso. ¿Ya vieron?
1. ENCUENTRE LAS DIEZ DIFERENCIAS

a)


b)

Sunday, June 12, 2011

Wednesday, June 08, 2011

1.





2. El ejemplo más claro es el fantasma del teléfono celular vibrando. ¿Ya lo sentiste? ¿En tu bolsillo? Vibrando inconsolablemente, dulcemente y con suavidad mecánica. Es que ese pequeño movimiento sin paz representa una cosa y sólo una cosa: existes en el mundo para alguien. Ahí está otra vez. Revisas el teléfono y no hay novedad. Cero mensajes. Cero llamadas perdidas. Pero tú jurarías que lo sentiste moverse. Son las pataditas en el vientre de la embarazada. Sí: existo. Para alguien existo. Es el fantasma del teléfono celular vibrando. Y probablemente erro en apodarlo fantasma porque eso de inmediato nos lleva a circunstancias más bien fantásticas pero, en este caso es fatalmente real, es obsesivo, es un grito que no existe pero que escuchamos. Ni en sueños, me cae.

Translademos esa "ansiedad" a otros puertos. Presionar el botón que actualiza las páginas electróncias. Hay unas en las que no hay novedad. Hay unas en las que sí. En facebook siempre habrá alguien comunicando qué tal sabe su platillo. Siempre habrán hermosas palabras de amor entre desconocidos. En tuiter está peor: siempre habrá alguien siendo ingenioso en torno al tema del momento, ya sea un concierto que viene a la ciudad o un vergonzoso lío político.

Sigue vibrando algo que llevamos a todos lados. No es el corazón. Es optar por estar vivo sin estarlo. Internet tiene secuestradas nuestras vidas. Emocional y espiritualmente hablando. Y dudo que tenga pensado pedir el rescate.

Tuesday, June 07, 2011

Sunday, June 05, 2011

Thursday, June 02, 2011

1. Caray, la vida es cabroncísima. Ando triste, enfermo, desesperado y frustrado. Pero de alguna manera está entrando a mi casa -a las seis de la tarde- un rayo de luz que antes no entraba, esto que escribo lo hago con las manchas del encandilado bromeando en mis ojos, viviendo en parpadeos. No tengo idea a qué se debe tan dichosa visita, a lo mejor mi vecina de arriba cambió de lugar un espejo o anda abriendo una ventana que antes mantenía clausurada, no lo sé... pero yo coloco mi rostro en el cálido cañón de luz y me siento un tanto aliviado. Tantito nomás. Es cabroncísima la vida.