Friday, April 29, 2011



1.Ser joven está de moda. Cualquier escuincle de quince años ya quiere ser el más maricón del d.f. o el nuevo goleador del mundo. Y es verdad que la juventud es una cosa preciosa, sin embargo tiene un “contra” abismal. La tristeza. Estar chavo es estar triste.

Lo que no entiendo es cómo nos empeñamos los que hemos perdido la juventud en estar tristes, en prolongar un sentimiento tan poco productivo hasta sus últimas consecuencias. En esto me incluyo. No hay día en que no jure y re jure que la felicidad es un estadio inalcanzable. En que no me repita una y otra vez que la gloria es para los demás.

Respecto a Radiohead y The King of Limbs:

Tom Yorke ya cantó: “ Soy un raro, ¿qué demonios hago aquí?”, luego dijo que la tecnología era el mal y que todos íbamos a morir bien feo y entre trompetas. Luego le dio por criticar al imperio prometiendo que “aplastaría nuestras pequeñas almas”, cosas así en cada entrega.

Vaya, no quiero parecer traductor de Universal Stereo. La cosa es que cuando sale el “En Arcoírises” fue una cosa muy extraña toparse con que Radiohead gestó un disco básicamente feliz. Quizá salvo la última canción, se trata de un disco feliz. O por lo menos no es un disco que pueda musicalizar un abismal fin del mundo, una profunda crítica a la sinrazón humana o que sirva de canción de cuna para los primeros bebés clonados.

Sale “King of Limbs” y lo primero que me encuentro es que Yorke se ha transformado en un alegre bailarín. Yo dije: “qué traición a lo que Radiohead es”… eso dije pero la verdad es que ni siquiera estoy seguro de qué es Radiohead. Sólo me queda claro que sus búsquedas musicales y emocionales son de una índole compleja e introvertida. No común. Evolutiva incluso.

Lo que pasa es que soy medio menso. Es decir: sale un cd nuevo de esos weies y espero que se trate de algo que ya hicieron con antelación. Pero: ¡ni madres! El nuevo disco es una cosa aburrídísima, plana y que no alcanza a estallar (salvo, acaso cuando en Feral la voz de Yorke se estrella con un vidrio y en vez de pulverizarlo se mimetiza en él) sin embargo es un disco exageradamente bello.

A mí me sirve estar crudo para, una vez cada tres meses, observar las gotas de lluvia en una superficie y decir: “no mames qué bella es la vida, se mamó…”

No sé qué cosas les funcionen a ustedes para generar tal efecto pero les suplico que atiendan el nuevo disco de Radiohead cuando se hallen en tal status.

Redundo: "The King of Limbs" es un disco hermoso.

Creo que la música de Radiohead a veces está tan cargada de arreglos y gemidos y sonidos que si uno viene escuchándolos en la calle y pasa una ambulancia, el sonido de la sirena se mezcla sin inconvenientes en cualquier rola. Lo mismo el walkie talkie del chofer de la micro o el niño llorón. Es música tan cargada que todo encaja favoreciéndola. Eso es una virtud. En el nuevo disco eso no sucede. Las canciones están formuladas de una sóla pieza, son bloques y texturas ya terminadas, pulidas y exactas. Eso también es una virtud.

Concluyo: Los integrantes de Radiohead ya no son unos niños. Abandonar la tristeza acaso sea la verdadera forma de madurez. Nunca había estado tan agradecido de seguir a una banda musical que se desarrolla paralela a mi vida. He perdido la juventud (como muchos de ustedes). Obvio. Pero en la medida de lo posible intentaré ser feliz los días que me restan en esta existencia tan teatral y taruga. A la par intentaré entender la belleza y descifrarla de alguna manera. De eso se está tratando Radiohead estos dìas.

Wednesday, April 27, 2011

Monday, April 25, 2011

Monday, April 18, 2011

1. Si sólo verán un video esta semana, que sea este:

Friday, April 15, 2011

1. El chiste, uno de mis favoritos, es un monólogo:

"Yo construí esta casa con mis manos... ¿y por eso me dicen Juan Constructor de casas? ¿No, verdad?

Yo construí ese puente con mis manos... ¿soy Juan Constructor de Puentes? ¿No, verdad?

Yo construí este pueblo con mis manos... ¿y por eso me dicen Juan Constructor de Pueblos? ¿No, verdad?

pero te coges a un becerro..."

Escrito pierde efecto. El caso es que internet nos ofrece un servicio personalizado que nos hermana con el pobrecito de Juan. Me entero que, a partir de tus búsquedas y hallazgos electrònicos, internet (el enemigo) se va adaptando a ti, de manera que si una vez viste en youtube un gatito bebè ahora eres Juan el que ve gatitos bebés. O si una ocasiòn buscaste un traductor inglès español, ahora cada vez que abres tu mensajero instantaneo te sale un spot de inglès sin barreras.

Eso está mal. Es como elegir mal una carrera y no poder salirse. O una esposa. O un esposo.

Además, me gusta creer que Juan Coge Becerros en sus ratos libres es un extraordinario lector de Gilbert Keith Chesterton. No lo sabremos nunca.

Lindo fin.

Thursday, April 14, 2011

Wednesday, April 13, 2011

1. Hace tiempo murió atropellado un sujeto al lado de la impresora en la oficina donde trabajo. Le mandaron poner su cruz:



Todos los lunes viene su familia a cambiarle las flores, no es sencillo preparar mis informes de ventas entre lamentos y avesmarías. Enlutados, los familiares compiten por ver quien llora más fuerte, como contratados. O capaz sí les duele. Yo qué sé. El difunto se desempeñaba en el puesto por el que me ando desvelando casi diario sacrificando horas de la comida y fines de semana. Quiero crecer en la empresa. Las primeras semanas venían muchos a lamentar la pérdida, desde el mes pasado ya nomás viene su mujer con dos niñas chiquitas que tienen los ojos más bellos que he visto en una niña sin padre. También viene un gato. A mis compañeros de cubículo les cambiaron las computadoras. Ahora sólo le veo la espalda a sus pantallotas y cuando muevo el rostro a la izquierda veo el rìo de mierda y cuando lo muevo a la derecha veo la cruz del difunto. Le van a organizar una misa especial cuando cumpla un mes de muerto el próximo jueves, pero ese día también es mi deathline para entregar una presentación que puede llegar hasta los meros meros en miami. Temo que no me dejen concentrar los susurros del rezo generalizado. La que me gusta de sistemas se persigna cada que pasa frente a la cruz, dicen que tenían ondas. La taza de café del muerto sigue en la alacena. El gatito no acepta mis mimos, aparece de la nada y se va. No existe algo llamado El Cielo de los Oficinistas. Al menos ya casi es quincena.

Monday, April 11, 2011



1. Es verdad que en este país avientas una botella al aire y le cae a un poeta. Lo que ya no está chido es que en vez de botella sean balazos.

Si el edificio en donde trabajo se viene abajo inexplicablemente, los diarios comentarán: mueren 2 mil oficinistas.
Si el edificio donde trabaja el escritor que usted aprecie se viene abajo, los periódicos dirán: muere el escritor "fulano" y 2 mil personas más.

No tengo que subrayar el hecho de que sobran seres humanos en este planeta. La especie se compone mayormente de mediocres que siguen vivos por la mañana por arte de natural magia. Tampoco estoy diciendo que los asesinatos que tienen a este país amansado sean cosa normal, sólo creo que a lo largo de toda la historia hay gente muriendo asesinada y eso forma un entorno imposible de rehusar, es decir: aquí nos tocó vivir. Pudimos haber nacido, no sé, en la edad media. Siempre se puede nacer en un peor país y tiempo, siempre.

Pero hay un chingo de personas que no salen sobrando. Hay gente con pasiones honestas. Así sea una mujer que hace las mejores chilindrinas del planeta o un sujeto obsesionado con traducir una frase intraducible o un juez de línea que desea marcar siempre de manera correcta las posiciones incorrectas. Hay gente.

Le mataron su hijo a un poeta. Y él decidió abandonar la poesía a manera de protesta. Recalco: jamás escribirá poesía de nuevo.

Está muy cabrón eso, porque estamos a meses de que la señora de las chilindrinas también deje de prepararlas o el sujeto arroje a las llamas sus diccionarios o el árbitro la riegue en una decisión fundamental.

¿Cómo solucionar las cosas? Con mega marchas: no. Poniendo avatares en nuestros facebooks enunciando un hartazgo generalizado: obvio no. ¿Haciendo poesìa? acaso, sí... es probable. Por eso mismo es dolorosìsima la decisión que ha tomado Javier Sicilia.

El sábado kikìn fonseca metió gol y lo celebró así: sus coequiperos de la banca le disparaban con sus manos pistola y él recibía los balazos dando estertores tipo santino corleone. Esta celebración es la vez un delirio colectivo y una horripilante metáfora de la clara y mantequillosa capacidad de adaptación que poseemos los mexicanos. Hablando de nuestra nación, como dice Pepe Vasconcelos cuando observa a las personas más humildes y lastimadas por la revolución cantar poemas de Gutiérrez Nájera (si mal no recuerdo): "méxico se salvará a pesar de todo".

Thursday, April 07, 2011

1. En el camiòn que me trajo esta mañana al edificio inteligente donde trabajo me tocó ver una cosa francamente aterradora. Yo venía de pie y debajo de mí, ocupando asiento, un niño de -calculo 6 años- trataba a su madre como si fuera su amante o algo peor. Todo iba bien hasta que el chiquillo, sabrá dios por qué , comenzó a golpear en las tetas a su mamá. Eran golpes secos, con fuerza de niño educado a madrazos. La madre contenía los ataques diciendo nada más: "te voy a acusar con tu papá". Y la figura del padre se alzó frente a mí como un ser despiadado y cruel que al mismo tiempo era papá de todos los pasajeros ahí atrapados. El niño le dijo a su mamá que era una puta. La mamá le dijo que ya no lo quería. Entonces él tomaba con sus dos manitas el hocico de la mamá y movía los labios contra la voluntad de ella y decía, fingiendo voz maternal, "te quiero" y a mí me regresaron las ganas de vomitar el único vodka que me entró a la panza anoche. Y la mamá le quitaba las manitas pero el escuincle insistía en torturar a su madre picoteándole la boca. Yo busqué comprensión en las miradas de los pasajeros que rodeábamos el incidente pero sólo encontré ojos sin alma. como de perro. Luego el niño se abrazó a su mamá y le decía que la amaba y se quedó dormido. Y lucían hermosos con el sol apenas si acariciándolos, como la foto de un detergente. Y juro que pensè en decirle a la mamá_ "su hijo está maleducado, por què no lo avienta por la ventana" pero mejor no. Luego sale peor. Y luego me regañaron por llegar tarde a la oficina pero no fue mi culpa, en serio. Es esta pinche cadena de tristezas infinita y gris que me arrastra y encadena, es como si el tráfico de la ciudad ya fuera un estilo de vida. Y el niño soñaba algo, sé bien qué es lo que estaba soñando pero no les voy a decir.

Monday, April 04, 2011