Friday, May 06, 2011

1. Hace un año salieron a la venta los boletos para el concierto de Lady Gaga. El concierto fue ayer. Estoy seguro que en algùn punto intermedio tuvieron que sentirse medianamente idiotas algunos de los fulanos que pacientemente aguardaban con su boletito -a manera de separador- en un libro que siguen sin terminar de leer. Años sumando vida. Tempus Fugit, putos. No tengo reclamo alguno contra gaga, de hecho me simpatiza, lo que está mal es esta espera innecesaria por eventualidades que, apenas se tornan irrecuperables, acceden al olvido de las fiestas. Asumo que esperar un ciclo terrestre entero para un concierto tiene sentido, digo... la monita esa sacò su vestido transparente y se tapaba los pezones con taches. No nos hagamos: en 10 años Gaga será ridícula, tanto como lo es ahora observar videos "retro". Esperaré paciente a que eso suceda.

Somos consumidores de futuros incompletos :-(

11 comments:

Sergio a.k.a. The Question said...

Hola. No me gusta mucho el que los boletos de cualquier concierto salgan a la venta un año antes. Los primeros días, desde que se va a comprar el boleto hasta que se ha adquirido, suele sentirse una especie de euforia o emoción. Pero después [?]. Se pueden presentar mil cosas más inmediatas que tal vez nos hagan olvidar no sólo el boleto sino también el concierto. Posiblemente esa euforia regrese días antes del concierto, o tal vez no y el hecho de ir al concierto puede sentirse como una especie de "obligación" para no desperdiciar el boleto por el que se pagó.

A veces siento que esas situaciones son como las ideas o planes que no pasan de eso. Sino se realizan, pueden perder vigencia y la emoción o la motivación, por llevar a cabo un plan o materializar esas ideas, disminuye hasta el grado de perderse.

¿Qué tanto durará la euforia por Lady Gaga? No lo sé. No soy entusiasta de su música aunque su discurso me parece interesante. Con el tiempo se verá si Lady Gaga puede mantenerse vigente o termina siendo un ente ridículo cuyos momentos de "gloria" fueron esos años intermedios entre los "dosmiles" -wey...- y los primeros años de la segunda década del siglo XXI -suena mamón pero de qué otra se le pueden llamar [?]-

Saludos y que tengas excelente fin de semana.

gabriel said...

el hecho de ir al concierto puede sentirse como una especie de "obligación" para no desperdiciar el boleto por el que se pagó.

100 puntos neb

CarlosGM said...

Y si a eso de esperar un año le agregas la decepcion que algunos de ellos se llevaron de su espectaculo, donde dicen que se cambio de ropa alrededor de 20 veces, que cantaba, se cambiaba de ropa, tenian que esperar de 3 a 5 minutos y volvia a cantar, por lo que se perdia el ritmo, la gente no llegaba a prenderse...

Y agragandole a eso un comportamiento mas falso que una moneda de 15 pesos..frases actuadas para un publico idiota de borregos donde les agradecia ir al concierto y les decia que creia en ellos y que contaran con ella cuando necesitaran algo..

El mundo esta mal, y los fans de lady gaga son una muestra de lo mal que estamos, y todo esto lo escribo mientras en una radio cerca de mi se escucha born this way...un himno bastante gay y una copia barata de madonna

Sivoli said...

chale, o sea se nota que todos ustedes no alcanzaron boleto.

Yo tampoco alcancé

El Xhabyra said...

¿quien es leidi gaga?

Anonymous said...

Tienes un chingo de razón, NEB. Esperar un año para que luego lo olvides en dos días: chale. Es como tener un hijo y luego dejarlo tirado en la calle (digo yo).




ah, oye we, que pex con tu formspring?

¿lo cancelaste o por qué no abre?

sirako said...

yo hoy desperté pensando en eso, porque cuando salieron los boletos pensé: órale qué vacilador, gastaré dinero en eso, claro que sí, y hoy ya no se me hace cool ni nada, o sea me cae chido porque es buena onda y así, pero qué pedo, escuché mil veces bad romans para aprender la letra en español y cantarla con la sonora dinamita. además me gusta que sea güera, porque sí es ¿no? judía al menos no es. digo... hola.

Nell said...

Secundo la moción del también conocido como Cuestión. Es pecado sacar boletos un año antes de que el concierto se realize. PECADO.

Yo me hacía en otras tierras para estas fechas. No se armó. Me quedé sin trip y sin Gaga. Lo único que me queda es reir... de que la primera lluvia ácida de Guadalajara le cayera puntualísima al concierto. Haaa há!

Anonymous said...

Roisin Murphy

Arriaga said...

Ojala allas disfrutado del concierto! Por que lo mas obvio es que llevaste a tu hermana menor!!

Sibila.S said...

Es curioso. Yo fui de las personas que deseaba ver a Lady Gaga y deseó comprar el boleto hace un año. No sucedió. Después mi deseo se convirtió en una nostalgia anticipada: no vería a Gaga, que era como no ver al “icono” posmoderno por antonomasia (que no termino de entender).
Un par de días antes del concierto conseguí boletos de una manera insospechada y me sentí feliz. Y grité, baile y bebí. Pero el concierto pasó y, después, nada.

Nada.

Fue un buen concierto, sí, lleno de luces y espectáculo. Pero no sentí que fuera algo trascendente. No fue como bailar "Enjoy the silence" mientras sigues a David Gahan, o escuchar por primera vez en vivo All I need. Y en algún punto pienso que sí, que las experiencias tienen que cambiar algo en ti. Y que la música es, como los libros o tener una relación con otro ser humano, una experiencia.
Quiero pensar que, antes que trasgredir normas sociales o ser excéntrica, Gaga trasciende sus propios límites. Y que es inteligente y sabe manejar todo el cúmulo de mercadotecnia que la rodea. Que lo hace porque quiere crear música y sabe que para eso necesita lana. Lo que no sé hasta este punto y después de ver el concierto es si Gaga es honesta con su trabajo.

Y eso cambia todo.