Wednesday, April 13, 2011

1. Hace tiempo murió atropellado un sujeto al lado de la impresora en la oficina donde trabajo. Le mandaron poner su cruz:



Todos los lunes viene su familia a cambiarle las flores, no es sencillo preparar mis informes de ventas entre lamentos y avesmarías. Enlutados, los familiares compiten por ver quien llora más fuerte, como contratados. O capaz sí les duele. Yo qué sé. El difunto se desempeñaba en el puesto por el que me ando desvelando casi diario sacrificando horas de la comida y fines de semana. Quiero crecer en la empresa. Las primeras semanas venían muchos a lamentar la pérdida, desde el mes pasado ya nomás viene su mujer con dos niñas chiquitas que tienen los ojos más bellos que he visto en una niña sin padre. También viene un gato. A mis compañeros de cubículo les cambiaron las computadoras. Ahora sólo le veo la espalda a sus pantallotas y cuando muevo el rostro a la izquierda veo el rìo de mierda y cuando lo muevo a la derecha veo la cruz del difunto. Le van a organizar una misa especial cuando cumpla un mes de muerto el próximo jueves, pero ese día también es mi deathline para entregar una presentación que puede llegar hasta los meros meros en miami. Temo que no me dejen concentrar los susurros del rezo generalizado. La que me gusta de sistemas se persigna cada que pasa frente a la cruz, dicen que tenían ondas. La taza de café del muerto sigue en la alacena. El gatito no acepta mis mimos, aparece de la nada y se va. No existe algo llamado El Cielo de los Oficinistas. Al menos ya casi es quincena.

16 comments:

LuCa said...

No manches NEB, de donde sacaste esa historia... Ya solo va su esposa y las niñas... Tenia el puesto que tienes... No vayan a poner tu cruz ahí juntito eh... Saludos.

Fernando Manda said...

No existe ese cielo de los ofinistas, creo que es por que no tienen alma. O algo así.

Anonymous said...

excelente relato

aunque considero que no existe cielo para muchos.

espero que en el cielo para bloggeros estés tu, we.

me encanta tu blog.

Sergio a.k.a. The Question said...

Hola. Exista o no, tal vez los oficinistas ahorren parte de sus quincenas y aguinaldos para comprarse una escalera al Cielo de los Oficinistas.

Saludos.

gabriel said...

espero que tù estès en el cielo de los anònimos

es más: espero que estès en el cielo de las anónimas guapas.

Anonymous said...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Anonymous said...

tu bascula es cocainomana

elpeninsular said...

P.. p.. pero, ¿sigues trabajando insensato?

Arriaga said...

Relato tra relato! y del super classico Nada!

Anonymous said...

Pinche Arriaga deja que escriba ahora que tiene ánimos, es mejor a soportarlo triste.

Además el classico es una fragadera al lado del cielo de los oficinistas, los gatos y las anónimas guapas.

Anonymous said...

leyendo tu articulo me vino a la mente Julio Cortazar.

gabriel said...

¿qué es Cortázar?

Felipe said...

Nada de eso es cierto.

hanuka-kun said...

los familiares compiten por ver quien llora más fuerte

es parecido a un cuento de cortazar

no no estoyinsinuando un pequeño plageo pero si nua pequeña coincidenmcia

espero . porque cortazar es sagrado

Aislinn said...

Siempre confío en que me harás reír...eso es bueno o malo?

gabriel said...

¿qué es cortázar?


que esperes que te haga reir es bueno, pero seguro nunca lo consigo

:-(