Tuesday, October 19, 2010

1.

Los avances tecnológicos de los últimos cinco años superan a los conseguidos durante toda la edad media. La culpa es del cristianismo. Por suerte hoy en día creer en dios es una cuestión más bien cursi. De todas maneras yo no me siento tan a gusto con estos avances, veloces como estornudo. Yo veo que todo mundo está muy contento con las redes sociales y sus teléfonos con licuadora y sus cámaras digitales que detectan sonrisas. A lo bonito se acostumbra uno fácil.

Por mi parte, comienzo a sentir nostalgia por cosas que ocurrieron prácticamente ayer. Me estoy acordando cuando era peligroso dejar el teléfono celular en la mesa porque los meseros se lo podían robar. Hoy en día los meseros usan un mejor teléfono que el mío. También me estaba acordando de esa ilusión fantástica llamada “se cayó el sistema”… uno andaba por ahí haciendo llamadas sin tiempo aire esperanzado de que entraran por arte de magia.

No hay conclusión esta vez. Bueno sí: yo creo que en noventa años cuando el siglo XXI posea algo llamado “inicios de siglo XXI” nos daremos cuenta de que los avances estrepitosos que hoy en día nos impresionan no serán relevantes y, en cambio, se incluirán en una fase llamada algo así como: la era de la pendejez. La era en que los hombres dejaron de mirar hacia el cielo.

17 comments:

Rubo said...

Seguro en ese futuro estaremos inventando supertelescopios que nos dejen ver el fin del universo.

Ernesto JF said...

Me gusta el último párrafo, su inocencia nostálgica deja ver serenidad en el reclamo. Sin embargo, yo estoy a favor del vértigo de estos días. Uno de mis deseos más viscerales es: que la existencia de la especie a la que pertenezco termine junto con la mía.

Daniela said...

yo creo que no llegamos a 90años...

Anonymous said...

neb nostálgico, mi favorito.

lex said...

puta tecnologia!!!!!!!!!!!!

Guergana Tzatchkov said...

Y los que manejan los peceros traen dos o tres celulares última generación también... y ni el más minimo evento puede suceder sin que haya montones de insulsos tomando fotos "para el Facebook."

da miedo.

El hombre de hielo said...

No vamos a llegar a tales instancias, estoy inventando el método que todos aprenderemos para recorrer el tiempo en sentido inverso.

LuCa said...

Orale con los recuerdos... voy un poco más atras, cuando tuvimos tv byn como de 22" y cuando tuvimos una a color como de 15" fue un cambiazo... a mi hijo le conte hace poco que no habia mp3, ni CD siquiera, ponia cara de incredulo.
No creo que lleguemos nosotros a ver el fin de este siglo, pues todos pertenecemos al siglo pasado, a lo que me gustaría llegar es a la era espacial, poder aventarme un mes viajando en el universo, aun que regrese descalsificado hasta los dientes...

Porque al cristianismo?

Creer en Dios es algo personal, no veo el porque cursi. Me latia más la imagen pasada de lex... por cierto.

Tlatoani said...

Estaríamos mejor con López Obrador (y un 3 tercer piso en el periférico aunque yo viva en León Guanajuato)

P.D. chistosa la palabra "pendejéz" con acento

Claudia Irais said...

La ciencia ha ocupado el lugar del paradigma impuesto por la iglesia... creo que en 90 años lo que llamamos actualidad sólo provocará risa... o compasión mínimo.

Roberto said...

La era en que todavía había escritores que ponían acento a palabras agudas que terminan en z.

gabriel said...

ya les pedí perdón por los errores ortográficos, es porque ando crudo. no mamen, cazan brujas nomás...

R said...

perdón, llegué tarde

Anonymous said...

Si pendejo, de acuerdo a tu pinche lógica yo me ando cagando de la risa de los idiotas que andaban en locomotoras de vapor, jajajaja. Babosos. Si un mesero miserable puede comprar un celular mejor pues muy su pedo no??? O ve a un pendejo telcel y acaba con tus traumas.

Puto

Sergio A.K.A. The Question said...

Hola, los nuevos "avances" tecnológicos son tan efímeros como la vida de un ser humano. Sin embargo esas personas que actualizan sus gadgets y software no hacen el mínimo esfuerzo en renovar su pensamiento y dejar la pendejez 1.0

Me parece curioso que la tecnología y las redes personales permitan al ego crear su propio espacio "personal". Y al mismo tiempo, hacer de cada individuo un número más que forma parte de estadísiticas y estudios de mercado.

Por otra parte, de qué sirven tantos avances tecnológicos si la mayoría de ellos son para aplicaciones militares [?]. Y aquellos gadgets y demás aparatejos, que tienen más funciones que R2-D2, "disponibles" al público general, sólo pueden ser adquiridos por determinado número de personas.

-En fin...- Saludos y buen día.

Arriaga said...

fuck you!

Anonymous said...

confirmando lo que ya sabes:
(para ti) soy lectora


t.